La genética es una ciencia relativamente moderna, desde los albores mismos de la civilización el hombre se ha valido de técnicas como la hibridación, para mejorar la calidad de sus plantas, animales y por consiguiente su productividad. A partir de 1900, año del descubrimiento de los principios mendelianos, la genética se ha desarrollado de forma vertiginosa y en la actualidad se ha ramificado en muchos campos y a conseguido apoyo y estimulo de sus estrechas relaciones, con la Citología, Evolución, Bioquímica, Biofísica, Fisiología, Agricultura y Ganadería práctica. Su desarrollo ha dependido de manera importante, de la aplicación de técnicas matemáticas apropiadas, y en muchos aspectos tiene importantes consecuencias para el bienestar humano. Estas relaciones no son marginales por el contrario han llevado a la Genética a constituirse en “un centro unificador” de todas las Ciencia Biológicas, ya que enlaza disciplinas distintas que implican todas ellas, estructura, función y cambio. Por estas y otras razones, la Genética ofrece grandes oportunidades para la integración de los conocimientos de los estudiantes en varios aspectos fundamentales de la Biología.