La Práctica Pedagógica Integral e Investigativa emerge desde la importancia del conocimiento del entorno educativo y social desde las posibilidades prácticas que, puestas en escena en el mundo de la vida, abren la perspectiva del presente y futuro docente hacia los diversos horizontes del ser en la cultura.