En este curso el estudiante conoce y comprende los fundamentos epistemológicos que ha tenido la psicología a través del contexto socio-histórico, político y cultural  en el que pasó de ser un saber pre moderno  de tipo filosófico o religiosos a un saber moderno de tipo científico, con sus distintas escuelas, campos y modelos diferentes de cientificidad, y en el marco de su devenir mundial, nacional y regional.

En la formación del (la) psicólogo(a), una de las temáticas que se debe abordar a profundidad es la investigación científica, considerada como la práctica fundamental para la generación de conocimiento.  Un profesional en psicología en formación, y por supuesto en ejercicio de su profesión, no solamente se debería dirigir a reconocer y aplicar la producción construida hasta el momento respecto a su disciplina, sino también debería reconocer la importancia que tiene la construcción del conocimiento a partir de la investigación, motivarse para formar parte activa de la comunidad académico-científica, y desarrollar habilidades investigativas para contribuir a la producción de nuevas ideas.

Fundamentos de Investigación Psicológica ofrece importantes bases conceptuales y epistemológicas de la investigación, parámetros de escritura científica, elementos éticos y bioéticos, y contextualización de las normas APA dentro de la investigación; componentes sustanciales para la disciplina, las cuales contribuirán de manera importante a su formación integral vinculada con el desarrollo de los demás cursos del plan de estudios. 

Dentro de la formación en psicología resulta de gran relevancia el estudio de las bases anatómicas del sistema nervioso entendidas como el componente biológico de diferentes funciones psicológicas y del comportamiento humano (Proyecto Educativo del Programa PEP, 2013). De acuerdo con lo anterior, este curso enfatiza en la comprensión de la estructura del sistema nervioso humano desde su definición, desarrollo embriológico y fetal, sus principales subdivisiones y la estructura y funcionalidad a nivel celular. 

Merece resaltarse que este curso realiza énfasis en organización del sistema nervioso macro y microscópico (PEP, 2013).

En el curso Psicología de la Infancia y la adolescencia se presenta el estudio del desarrollo físico, socioafectivo y cognoscitivo en la niñez y la adolescencia desde diferentes perspectivas teóricas y sienta las bases conceptuales para el entendimiento del proceso de desarrollo integral del ser humano. La comprensión de los momentos críticos, los desequilibrios, las formas de resolución y los factores intrínsecos y extrínsecos que intervienen en las primeras etapas del ciclo vital es un requisito del quehacer del (la) profesional de la Psicología y fundamenta su desempeño en todos los contextos de aplicación.

Dentro de la formación en psicología y específicamente en la comprensión del comportamiento, resulta de gran relevancia el estudio del desarrollo humano. El estudio de la psicología evolutiva le permite al psicólogo (a) en formación comprender los diferentes cambios en las distintas etapas evolutivas del ser humano para entender su comportamiento en diferentes contextos y situaciones vitales. A lo largo del tiempo, el desarrollo humano ha sido abordado a partir de las diferentes etapas y los respectivos cambios que hacen parte de cada una de ellas. Este es precisamente uno de los objetivos del curso: generar comprensión frente al desarrollo humano y los períodos infancia y adolescencia, los cambios que comprenden (desde lo físico, cognitivo y psicosocial) y las crisis que se presentan dentro de ellos.

Dado que este curso puede asumirse como el primer nivel para la formación en la psicología del desarrollo, se pretende también y en un primer momento, comprender al desarrollo humano desde las diferentes perspectivas teóricas que se han construido dentro de la psicología para su estudio.

El análisis de estas etapas constituye un aporte a la comprensión de la integralidad del ser humano, aspecto importante en la formación de profesionales en psicología, quienes requieren de las competencias teórico prácticas de este curso para la fundamentación de su quehacer profesional en diferentes campos tales como el clínico, educativo, organizacional, comunitario, entre otros.   


El ser humano es un sujeto holístico de potencialidades infinitas en lo social y emocional, por lo general con una fuerte tendencia gregaria; esta capacidad conlleva el establecimiento de escenarios de vida cargados de múltiples sentidos y percepciones de interrelación; por tanto es posible asumir que el ser humano es un sujeto en continua interacción consigo mismo y con los demás y que necesita del “otro” para dar significado a su existencia. En este sentido, es al interior de los grupos humanos donde cada uno se inserta en una serie de entramados relacionales que pondrán a prueba y exigirán el aprendizaje y desarrollo de habilidades para vivir; se espera, por tanto, que dentro de las relaciones interpersonales se gesten emociones y percepciones diversas, algunas de ellas conflictivas, que podrían intervenir en la configuración de la salud mental de los sujetos. 

El curso de desarrollo personal que en esta ocasión se denomina: “comprensión y control de las emociones” ofrece a los estudiantes la posibilidad de configurar análisis y reflexiones profundas de su propio desarrollo emotivo enfatizando en el entramado de sus vivencias cotidianas, percepciones y significados construidos; esto será posible mediante procesos guiados de autoevaluación frente a las situaciones conflictivas de su vida, permitiendo la adquisición de herramientas básicas en pro de la habilidad de resolución de conflictos en los contextos relacionales para beneficio de su desarrollo personal pero también de su futuro desempeño profesional.