Para el desarrollo de cualquier estudio de carácter geográfico, el trabajo de campo es una de las fases más importantes para acercarse a la comprensión de la dinámica espacial, natural, social o ambiental del fenómeno que se investigue. El trabajo de campo se constituye entonces en un proceso imprescindible para cumplir con dos propósitos: el levantamiento de información primaria en un área de interés y la verificación de información previamente sistematizada de dicha área. En el programa de geografía, la asignatura de trabajo de campo tiene dos objetivos: el primero de ellos es acercar a los estudiantes hacia las técnicas, herramientas, procedimientos y actitudes que hacen parte de la práctica en el terreno; y el segundo objetivo es facilitar un análisis holístico e interdisciplinar partiendo de los conceptos, técnicas y saberes desarrollados en las asignaturas que conforman el pénsum curricular de cada semestre. De esta manera, se espera que el desarrollo de la asignatura esté liderado por la participación, aportes y discusiones de los estudiantes alrededor de un sitio de interés y de una temática específica.