En la producción animal, la las actividades relacionadas con la alimentación representan un renglón de trascendental importancia, de allí que, el zootecnista  debe acreditar solvencia en la identificación de la naturaleza y origen de materias primas, conocer su valor nutritivo y relacionarlo con los requerimientos de diferentes especie y fases fisiológicas, le permitirá lograr una formulación apropiada de  alimentos o suplementos balanceados acordes a las necesidades, cumpliendo la normatividad existente, para de esta manera contribuir al bienestar, salud y productividad de los sistemas de producción pecuaria.